Proyecto: Impresión 3D

Pero, ¿qué debemos tener en cuenta?

  • Impresora: Si aún no tienes impresora y estás pensando en cuál comprar encontrarás que hay modelos para principiantes y modelos más avanzados. Algunos aspectos en los que deberías fijarte a la hora de adquirir una impresora son: tamaño, protección, soporte técnico y recambios, velocidad de impresión, temperatura de fusión (que influirá en la compatibilidad de los materiales a emplear), tipo de boquilla, extrusor... La configuración final dependerá de lo que quieras lograr con tu impresora. Una impresora comercial tendrá ventajas como la facilidad de montaje o el servicio técnico, una DIY, será más versátil y económica, pero carecerá de las ventajas de la comercial. Mi impresora, por ejemplo, es una da Vinci nano pensada para principiantes, admite impresiones de hasta 13 cm, sólo admite filamentos de PLA y se presenta en una cabina con protecciones para prevenir accidentes por contacto con las partes calientes.
  • Software de diseño: En mi caso, a la impresora la acompaña un software de diseño e impresión en el podrás dar los primeros pasos, aunque para hacer diseños más elaborados recomiendo recurrir a programas específicos de diseño 3D. Un factor a tener en cuenta será la compatibilidad del formato de archivo que utilices para diseñar con los admitidos por la impresora.
  • Material: El PLA es uno de los materiales más comunes a nivel doméstico y el más recomendado para principiantes por su temperatura de fusión y acabado, pero también existen otros como ABS. El material que utilices condicionará las piezas que puedas imprimir y sus características físicas.
  • Formatos de diseño e impresión: Un archivo STL se muestra en una sola pieza, por lo tanto, es el formato ideal para imprimir, ya que evita que se mueva ningún elemento. Sin embargo, si diseñas directamente en formato STL no podrás modificar el diseño posteriormente, así que te recomiendo un formato como AMF para la fase de diseño. Por supuesto, hay muchos otros formatos que puedes utilizar, estos son solo algunos comunes.

 

¿Y una vez seleccionada la impresora? Puedes optar por diseñar tus propias piezas o por recurrir a internet en busca de algún diseño realizado por la comunidad y listo para imprimir.

 

Es fácil identificar las ventajas de cada una de las opciones. En el caso de diseñar tus propias piezas puedes hacer creaciones únicas y personalizadas, adaptadas a un propósito específico y dimensionadas en consecuencia. El diseño puede ser lo complicado o sencillo que uno quiera. Aquí muestro un par de diseños (sencillitos) realizados por mí:

 

Soporte para disco duro:

El diseño responde a una carcasa para un disco duro externo que pudiese colocar detrás del televisor, de forma que quedase oculto. Decidí hacerlo con bastantes orificios de ventilación para evitar el sobrecalentamiento del disco.

 

Soporte de auliculares:

Una pieza sencilla para mantener la mesa despejada, ya sea en casa o en la oficina. La pieza está diseñada acorde al tamaño de un marco de ventana donde se engancha para sujetar unos auriculares de diadema.

 

 

En otras ocasiones, no necesitas complicarte con nuevos diseños, ya que hay multitud de usuarios en internet que publican sus diseños. Te recomiendo que visites la plataforma Cults3D, donde podrás encontrar diseños listos para imprimir como estos:

 

Cubo Super Mario para guardar USBs y tarjetas SD (3DNAOW):

 

Soporte de escritorio para cámara Raspberry Pi (GREG_THE_MAKER):

 

Figura decorativa Baby Yoda (LUCAMAXIMILIANO2):

 

 

Por último, te dejo un vídeo del proceso de impresión de algunas de las partes del soporte para cámara Raspberry Pi. Espero que te haya gustado este proyecto y te ayude en tus primeros pasos como maker.